Uncategorized

>Diario de vaca-ciones

>Cuando camino por el centro con mi pequeño maletín y mi lonchera de almuerzo me siento una vaca.

Y voy por las calles cochinas recién baldeadas del centro y digo mu.

Y luego veo que sigo a otros muchos que salen de las mismas letrinas con ruedas que yo.

Y pisan las mismas baldosas que todos los días piso yo.

Somos un mar de gente, somos una manada. Me miro en ellos,

me miran a mí. Me dicen mu y yo les digo buenos días.

Les digo mu y me dicen las ocho y cuarenta

Ascensor, cuarto piso, comedor, ya llegué

Y ver el sol caer caer caer y salir sin día

Para volver al establo