Uncategorized

Las invisibles puertas

¿Qué hubieras hecho si nunca nos
hubiéramos encontrado?
Como te lo contara antes,
de no conocerte,
nada sería
muy diferente.
Habría sido feliz.
Sonreído igual que siempre mirando el sol,
en un atardecer cualquiera,
al lado de
una persona cualquiera,
en infinitas oportunidades.

No estamos condenados
por lo que hicimos o dejamos de hacer.

Escucha el tiempo,
hojea tus manos,
las rendijas
latientes de tu vida,
aspira o
espira.
Nunca estarás más viva que hoy.
Tan solo cuenta
los segundos
muertos
que a tu lado dejas.
Cadáveres,
montañas vacías
mientras piensas
qué hubiera sido mejor,
que tal si,
cómo podría haber.

Abraza tu pulso,
olvida tu sotana y
deja los pantalones largos
para el ocaso.

Abraza
como yo
esa luz calma
que de ti emana
hacia ahora.

Uncategorized

Tiempo y sombra

Fue un mes de abril que te encontré
y andamos las deslucidas veredas
de Petit Thouars,
en días refundidos hoy
en el revés
de la memoria.

No fue un otoño duro,
lo recuerdo,
la mayor parte del tiempo la pasamos fuera,
reviviendo historias.
Ven conmigo al bosque, te dije,
y pasamos junto a la fuente de los peces blancos,
discusiones serias,
días sencillos.

Para vivir tranquilos nos inventamos
un nombre,
recuerdos
artificiales y
dialectos secretos.
Las tardes morían
entre bancas de parque,
chocolates sublime
y pedazos de algodón
de azúcar,
pequeños consuelos

Aún
en algún lugar
de tu memoria
estará el último día
Hasta mañana,
hasta mañana,
hasta hoy.

Debajo de tus ojos oscuros,
cadenas y
fruncidos labios.
Recité el nombre
en dialecto,
como antaño.
Arriaste la vista
En silencio
quedó
solo la sombra
sin patria
de un día de sol.