Uncategorized

Días anónimos

Y qué podemos hacer
cuando la puerta, la ventana y la rendija
se cierran de
repente
con
tus manos
juntas

Debería usted hacer algo
que cómo vamos a dejar que ocurra
cómo nos van a devolver
los mendrugos
como piedras
y
de dónde vamos a
sacar la miel
para alimentar
a
nuestros
hijos

Hoy he conocido
el dolor que se esconde
detrás del tiempo

He reabierto
heridas insolentes

He vomitado
un poco antiguas querellas
que me llevan
a extrañar
un día
sin tiempo
un tiempo
sin día
ni sol

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s