demi journey

Wrong turn again(st)

 
Crucé la pista de Angamos con Arequipa esta vez con un viejo amigo a quien no veo desde hace tiempo excepto todos los días desde enero, porque está a dos pisos en el mismo edificio y porque salimos a las ocho y media y luego conversamos y nos acordamos de tiempos aquellos en que caminábamos recordando los tiempos aquellos, otra vez, cuando íbamos a las clases de verano esas tan fáciles y luego de ahí saltábamos a las cabinas a jugar los primeros juegos en red que aparecían y perdíamos el tiempo felices con toda la mancha entre los juegos en red y las fuciones de anime y las reunas y las cartas. Todo lo recordábamos y al chato gorra y a Gálvez qué es de su vida, y al Maestro y al Saiya que qué si me acuerdo de ellos, creo que sí, a fin de cuentas los rostros van desapareciendo fundidos unos con otros en el remolino de rostros que van cambiando de todos aquellos amigos que alguna vez tuve, tengo y tendré.
 
Y cruzamos la pista y cruzamos Plaza Vea y llegamos a la Alianza y ya faltan minutos para que empiece mi clase de las nueve, nos despedimos, él se va a la chamba como todos los días, te veo mal, andas todo triste, estás bien? Sí, le digo, porque ya quiero ir a la banca de siempre a sentarme y a leer el cuento a la mitad que termino de leer todos los días. Pero mi reflejo es certero, no estoy bien y lo sé, imposible eludir las sombras en un día claro, aunque lo quiera.
 
Pero el mundo no termina aquí…
 
Le monde n’est bleu que certaines jours

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s