Corteza-mundo

Después de un año

[Place holder]
 
Aunque no me quedaba mucho tiempo, quería empezar esto. A veces mis motivacioes me parecen risibles, el capítulo cero lo escribí hace un año más o menos, pensando en una… cosa muy diferente a lo que resultó finalmente este año.
 
Cambios? Ojalá sirvan. En fin
 
Catman
Episodio I
Al día siguiente todos en ciudad Galleta hablaban del misterioso enmascarado que había salvado a la coneja. Las noticias crecían y formaron pronto una bola que acabó por estallar en los titulares de los periódicos de la tarde.
 
Uno de aquellos numerosos ejemplares que se vendieron llegó a parar a manos de una anciana gata gris, que, echada en una cama del centro de retiro de ancianos de ciudad Galleta, intentaba descifrar las noticias. Intercambiaba sus anteojos de cerca y de lejos, regulaba las distancias, pero no lograba buenos resultados, a decir de la fruición con que chasqueaba la lengua. Dieron las seis en el reloj de cucú en la pared y al instante un gato gris y atigrado de ojos marrones se paró en el umbral de la puerta. Revisó el interior de un vistazo y al ver a la anciana gata despierta, la interrumpió con dos golpecitos a la puerta.
 
-¿Se puede?
-Cómo no se va a poder, no tienes que tocar ni siquiera, Kim.
 
El joven gato se inclinó para besar a su abuela, como todos los días, cogió el periódico de su regazo y se acomodó en el sillón del costado.
 
– Es hora de leerte las noticias de la tarde, abue. ¿Con cuál empiezo?
– Empieza por la que quieras -respondió la abuela-. En verdad, sólo necesito una o dos, es parte del juego de nosotros, viejos. En la mañana nos reunimos los más lúcidos a intercambiar las noticias, son nuestra moneda corriente aquí, las intercambiamos por otras cosas, y yo rara vez salgo mal librada de estas. Pero mi memoria sólo me permite retener una noticia o quizás dos cortas, así que elige tú la más importante o la más pintoresca a ver qué puedo retener, no te olvides de los detalles, hijo.
– Estoy seguro que esta te gustará, es la crónica de un gato que salvó a una coneja anoche, todo el mundo está hablando de eso, y seguro se venderá bien mañana.
 
"Coneja es rescatada por Enmascarado Justiciero"- leyó en voz alta. No esperaba que le pusieran un sobrenombre así -pensó Kim.
La abuela buscaba lentes correctos hasta que encontró los que le permitían ver a Kim mejor, no perdió palabra hasta casi el final, muy cerca del cual se quedó dormida.
 
Kim levantó la vista al terminar, y sonrió ante la abuela dormida y ligeramente sibilante ahora. Comenzaba a caer la noche, no había mucho tiempo que perder. Quitó los lentes de las orejas de la abuela y los del regazo también y los guardó en el velador. No tardó en encontrarse bajo el cielo rojizo, que le hacía latir las sienes mucho más, condujo lo más rápido que pudo hacia el orfelinato, saludó en la puerta, ya casi era de noche.
 
-No puedo creer que lo haya olvidado.
 
Entró aprisa y recogió una maleta negra, muy pequeña, con el sierre ligeramente abierto. Al levantarla del piso algo se desprendió de ella. Cayó una máscara negra en la alfombra roja del piso, en la sala de profesores, segundo piso.
 
Y Kim
no se dio cuenta.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s