Uncategorized

Las noches extrañas (parte 2)

En una ilusión precisa

de noche y sin sentido

encontré a mi tribu, nuevamente,

Sí, nuevamente

como aquella vez que crucé el tráfico del jirón Bolivia a las nueve de la noche

la primera vez que me puse los blue jeans

y el chaleco de Han Solo

con una polera debajo

por el frío de Lima por las noches de mayo

Y conocí

el amor de mi vida

la vida del amor

el tiempo extraño de la muerte

que te va alcanzado desde entonces

y las noches tersas de Barranco con amigos

drogas, alcohol

y un poquito de amor

que se esfumó como una promesa

de mayo entre adolescentes

que bordean los veinte años

¿Nos vemos luego?

La acompañé en el taxi, me bajé en Aramburú

Ella se lo llevó al centro de Lima

Prendí el mismo cigarrillo que ahora apago

sentado frente al río

en una tarde de mayo que ya oscurece

mirando el fin del mundo

Las gotas de lluvia ya van a comenzar a caer

Marco

regresa adentro

de la casa,

me llama el amor del amor de mi vida

que lleva en brazos

al amor del amor del amor

La vida es un sueño extraño

cuando descubres quién eres

y qué es lo más importante

como aquella vez

que te atragantaste de noche

cuando el camión invadió tu carril y vino de frente hacia ti

y

soñaste con un parabrisas roto

y el Civic desvencijado en medio de la carretera central

en una vía doble de noche

y allá lejos

en dirección contraria

estaba el amor del amor del amor

durmiendo tranquilo

en brazos

sin sentir el corazón agrietado

ni el acongojamiento

de la muerte segura que vino

una noche de mayo que subía a Santa Olalla

a dormir y

quizá

soñar una vez más

Nota: busquen en vano la parte 1

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s